Los 7 errores de branding que no puedes cometer en tu start-up

  1. Nombrar a tu empresa antes de haber definido su esencia

El proceso de branding le permite a las organizaciones auto-definirse de una manera comprensible y clara para ser inmediatamente comprendidas. Antes de auto-nombrarse es importante identificar lo que hace a tu oferta diferente/especial.
Un gran nombre es aquel que comunica, de manera clara el posicionamiento y esencia de la marca. Establece objetivos estratégicos claros para tener un criterio claro para elegir el nombre de tu empresa.
Una vez definido pregúntate ¿Es distinto?, ¿me hace sobresalir de la competencia? es memorable?

  1. Pedirle a algún familiar que haga tu logotipo

La identidad corporativa encapsula la esencia de la organización. En un mundo sobresaturado, el logotipo es una herramienta vital para sobresalir, es la cara de la compañía y bien diseñado permite ser recordado fácilmente.

La mayoría de las marcas exitosas tienen una simple y clara idea de lo que las diferencia y una vez que tienen clara la esencia, entonces se puede proceder con la definición de un sistema de identidad visual: nombre, paleta de color, tipografía, un estilo visual poderoso, e incluso música y olor.

Reflexiona sobre tu sistema de identidad visual: ¿Comunica el mensaje correcto?, ¿es único?, ¿qué asociaciones evoca?, ¿se ve viejo?, ¿evoca una respuesta emotiva?

  1. Aplicar inconsistentemente la marca

Toda la experiencia que evoca la marca a través de tus distintos puntos de contacto debe reforzar confianza, la marca debe sentirse igual si estás comprando de ella, vendiendo a través de ella, estableciendo una alianza con ella, todo esto debe tener una consistencia de actitud, estilo y cultura. Cada aspecto de tu negocio debe provocar la misma percepción de tu marca. En un mundo ideal el mismo diseñador creará todas las aplicaciones de tu marca, pero por si las dudas asegúrate que la persona/empresa que haya creado tu identidad te proporcione también lineamientos estratégicos para futuras aplicaciones de la marca.

  1. Publicar un sitio web sin antes haber definido tu plataforma de comunicación

Una plataforma de comunicación abarca el Target, los pilares de la marca/personalidad, los atributos del servicio, el beneficio funcional, el beneficio emocional y la esencia de la marca. Es muy importante definir todos estos elementos ya que serán la guía para cualquier medio de comunicación. Es común querer lanzar un sitio web sin antes tener claro lo anterior, el riesgo es perder credibilidad ante el mundo. La principal ventaja de no lanzar tu sitio hasta no tener clara la marca es hacerlo bien la primera vez.

  1. Tratar de comunicar una serie de servicios sobresaturando a tu audiencia de mensajes

Define bien quién eres y de qué espacio te puedes adueñar, focaliza sobre lo que te hace diferente. Mantén la comunicación de tu marca simple, enfocándote en una mínima cantidad de valores.

  1. Descuidar la marca

Permanece alerta de oportunidades para mejorar tu marca. No tengas miedo de hacer ajustes para reflejar los cambios en tu negocio o nuevas tendencias en el mercado. Continua preguntándote si la marca refleja la manera en que el negocio está posicionado.

  1. Enfocar todos los recursos a persuadir al exterior y olvidarse de convencer a los empleados en creer en la marca

En empresas de servicio los empleados deben vivir y respirar la marca porque para el cliente ellos son la marca. Involucra a tus empleados, asegúrate que todos entiendan tu marca y crean en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *